Blog > noticias

Llega la "nueva normalidad" y vuelven las "viejas tentaciones".

31-05-2020
Llega la

Poco a poco vamos recuperando nuestros hábitos de vida aunque aún condicionados por la presencia oculta del coronavirus. Lo que se está conociendo como la “nueva normalidad” no significa nada más que vamos a ir recuperando nuestra forma de vivir pero que a nuestras costumbres tendremos que añadir, no sabemos durante cuanto tiempo, una atención especial a la higiene y a la distancia física interpersonal.

Es decir, lo que ya sabemos, lavarse las manos, mantener la distancia de unos 2 metros con el resto de la gente y usar mascarilla donde no podamos garantizar esa distancia, especialmente en sitios cerrados, van a integrarse en nuestra forma de actuar.

Y con la nueva normalidad vuelven las viejas tentaciones, en este caso nos referimos a las alimenticias. Es probable que hayamos sido capaces de controlar nuestras pasiones por la comida durante el confinamiento, pero ahora vuelven el resto de tentaciones en forma de excelentes pinchos, comidas, pasteles, bocadillos, golosinas, cervezas y demás placeres que nos ponen a prueba constantemente.

Pues os aconsejamos visualizar el siguiente vídeo donde la psicóloga Patricia Díaz-Tendero nos propone una serie de estrategias que nos ayudarán a gestionar todas estas tentaciones.

Disfruten de la nueva normalidad y de sus nuevos aprendizajes

Llega la

Te puede interesar

17-05-2020

Lo que vamos sabiendo del COVID19 y los h√°bitos saludables.

Dicen los expertos que nunca en la historia se habían movilizado tantos recursos económicos y científicos a la vez como los dedicados al conocimiento de esta pandemia. Y parece que va a seguir siendo así hasta que se encuentren mejores herramientas terapéuticas que ayuden a controlar al virus y sus efectos orgánicos más dramáticos, así como la esperada vacuna.
09-05-2020

Sobre las actividades físicas en el medio acuático en la desescalada del COVID19

Cantabria entra ya en la fase 1 de desescalada y esto genera un cierto alivio y una sensación de que lo peor de esta pandemia ya ha pasado. Es cierto, pero no cometamos un exceso de confianza y minusvaloremos la amenaza del virus. Cualquier descuido de la población –porque ahora se nos permite usar más nuestra libertad pero nos transfieren asimismo responsabilidad- en este sentido podría modificar las curvas de infectados y un retorno al confinamiento sería durísimo desde el punto de vista de sanitario, económico, social y psicológico.