Blog > noticias

Picnics y barbacoas saludables tras el confinamiento

06-07-2020
Picnics y barbacoas saludables tras el confinamiento

Con el verano y los calores se multiplican las salidas al campo, a las playas, las cenas y las reuniones con amigos y familiares. Siempre ha pasado, es parte de nuestra forma de vivir y no tenemos por qué renunciar a todo ello, pero ojo porque este verano es diferente.

El final del confinamiento ha abierto el periodo de los rebrotes por lo que hay que recuperar nuestras vidas, pero con prudencia y responsabilidad para garantizarnos poco a poco esa nueva normalidad.

Veamos cómo podemos hacer esas comidas en el campo, en la playa o esas cenas con los amigos de forma saludable. En este caso tenemos 3 líneas de actuación importantes: qué comemos, cómo conservamos los alimentos y cómo evitamos los contagios del virus.

Vamos a seguir unas recomendaciones de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Y empezaremos por las propuestas relacionadas con la última variable: evitar los rebrotes de contagios del covid 19.

¿Qué debemos hacer para evitar contagiar y contagiarnos con los nuestros? Básicamente cumplir con las normas habituales, con algunas consideraciones adicionales:

  •  Evitar los grupos numerosos. El hecho de que la mayor parte de los contagios sea asintomático nos impide conocer cuál es la capacidad de contagio de todos nosotros. Por lo tanto, cuanta más gente se agrupe, más posibilidades de contagios
  • Mantener la distancia de seguridad (1,5/2m) y ponerse la mascarilla mientras no se esté comiendo
  • Estar al aire libre la mayor parte del tiempo. Los análisis epidemiológicos más recientes demuestran que los focos de contagio se suelen producir, en un porcentaje altísimo, en espacios cerrados
  • Procuren llevar de su casa tanto los utensilios individuales (cubiertos, vasos, botellas de bebidas, platos, etc.) como los bocadillos o alimentos que no se vayan a compartir
  • Tengan a mano algún grifo o manguera para lavarse las manos con cierta frecuencia
  • Procuren, así mismo, recoger los residuos de forma individual o por grupo familiar

Con estas sencillas normas disminuirán notablemente las posibilidades de contagio entre el grupo.

Vamos con las otras 2 líneas saludables de actuación: qué comer y en qué condiciones. Lógicamente estas normas son las clásicas de los hábitos saludables alimenticios y que debiéramos ir incorporándolas a nuestra forma de vivir.

¿Qué comer? Pues hay bastantes alternativas a la tradicional tortilla de patatas y al filete de pollo empanado típico de nuestra cultura veraniega. Desde Harvard nos aconsejan:

  • Brochetas de verduras y hortalizas crudas o ligeramente asadas con calabacín, pimiento, tomates, champiñones, etc.
  • Ensaladas frías de pasta, patatas o de legumbres con aderezo de olivas, pepinillos, pimiento, alcaparras, y especies al gusto. Eche el aceite o la mayonesa justo en el momento en que vayan a comerlas.
  • Los gazpachos, salmorejos y “ajosblancos” con sus diferentes variedades son excelentes en estas fechas (y en Harvard no los recomiendan porque no los conoces, je, je)
  • Barbacoas de verduras, pollo y pescado. Evite las pancetas y chorizos por motivos evidentes, y en el caso de las carnes rojas áselas envueltas en papel de aluminio para evitar los efectos del humo y las partes quemadas. En este caso no hay problemas con compartir la comida. El calor de las brasas elimina todo posible virus.
  • Las ensaladas de frutas de verano sirven tanto de postre como de aperitivos, o como picoteos entre comidas
  • Los quesos curados y los frutos secos son también buenos recursos para los postres y picoteos entre comidas
  • Procure beber agua, agua con limón o té helado antes que bebidas alcohólicas. Por lo menos no llegue a la clásica cerveza, tinto de verano o sangría con sed. Sea prudente con los alcoholes porque, además de producir patologías propias, contienen enormes cantidades de calorías que rompen cualquier equilibrio nutricional.

Y para acabar, utilice las neveras o contenedores térmicos para mantener los alimentos frescos. Mucha atención con las mayonesas, los huevos y las salsas lácteas. No tienen nada que ver con el coronavirus… pero sí con la salmonelosis que cada año afecta a muchas personas en España.

Disfruten del verano… pero no olviden los hábitos saludables. Deben estar presentes siempre en nuestra forma de vida. Por eso se les llama “hábitos”.      

Picnics y barbacoas saludables tras el confinamiento

Te puede interesar

22-06-2020

La hidratación, un problema especialmente sensible en verano.

A nadie le extraña ya que su médico le diga que debe beber al menos 2 litros de agua al día. Es un lugar común en el contexto de los hábitos saludable. ¡Qué diferencia con hace unos 60 o 70 años cuando se nos morían bastantes pacientes en los hospitales por falta de hidratación!
15-06-2020

¡Benditas agujetas! ... O mejor evitarlas

¿Han tenido agujetas estos días con la vuelta a la “nueva normalidad”? Estoy seguro de que si no han hecho una actividad más o menos constante durante estos 3 meses de confinamiento, la vuelta a la actividad física, por más que haya sido progresiva, les habrá  generado alguna molestia muscular de las que conocemos como “agujetas”.